Palabras predecesoras

Y saborear esa suave estela de eternidad
oculta en el pasar de las palabras que nos predecedieron

Para luego descansar en el indomable valle forman tus brazos,
Un momentáneo paraíso de ojos cerrados.
De entender que mi cuerpo no termina donde solía, sino hasta la salvaje cascada de lo que por tu cabello mis ojos creían.

final de cuento

y vivieron felices para siempre (cada uno por su lado...)

Ante la partida

Avísame si viene el tiempo y su brisa muda
A remover las hojas de aquel árbol llamado ayer

mi lugar

Ahi justo en medio de mis siempres y tus jamases...

por eso mismo

como si las flores
pidieran permiso
a la primavera.

sin título

cuántos meses pasan
en un día de tu ausencia

la negación feliz

avisame si viene el ocaso
y guarda silencio en su presencia
que crea que es una eminencia
durante el tiempo congelado
haga un reino amurallado,
has de tripas tu conciencia

la oscuridad con su sabana
prepara el invierno del alma
bajo su estremecedora calma
la danza acaba por ahora
en una pausa redentora
esperaremos el nuevo alba

cuervos coliformes
forman poligonos aéreos
no se cansan
no descansan
pregonan cantos aprendidos
cubren la vista con un velo
con creencias gravitantes
creen sabio al ignorante
dan poder al cerebelo
y pistas falsas al errante

si el blanco fuera ausencia
sería un libro trashumante
me persigo en forma punzante
en la huida de mis vivencias
de este caliz que saboreo
con la condena del deseo
ya no sirvo ni de alma en pena
pierdo el sentido y me mareo

con deseos de partida
más veloz que de costumbre
de mi frente expulso lumbre
que me guía en esta huida

¿será esto una promesa?
o ¿algún ajuste de cuentas?
solo se que por ahora
no habrá paz ni armonía
mas esa merodeadora
llamada hiel del alma mía.